Lluvia de Otoño (2)

Amanece. Lo sé porque el despertador ha arrancado con su inmisericorde cantinela. Abro los ojos y por mi ventana millones de calidoscópicos destellos iluminan tenuemente la habitación.Me asomo y descubro sobre mi una gran nube nodriza. En su oscuridad se intuyen volúmenes inmensos que carecen de perspectiva. En ellos se condensan y licuan miles de …

Leer más