Gero arte, Fornet de la Soca

Este pasado viernes, 24 de agosto, El Fornet de la Soca ha cerrado su puerta en la calle Sant Jaume. Esto puede parecer una despedida, y tiene tintes de ello por todos los recuerdos y todo lo ofrecido por Tomeu, María José y su equipo. La huella y sobre todo, el vacío que dejarán en la calle se notará. Pero lejos de ser una despedida es una gran noticia, ya que el Fornet se muda a uno de los Forns más emblemáticos de Palma.

(Foto de Pilar Domínguez)

Recuerdo la primera vez que visité el Fornet de la Soca. Yo lo conocía por referencias de Ibán Yarza y cuando vine a Mallorca por primera vez, fue una cita obligada. Fue en 2014. Ellos llevaban ya 6 años de andadura. Desde que te acercabas a la puerta, sentías que allí pasaban cosas y al entrar ya te estabas en otro mundo, en otro ritmo. Recuerdo que María José atendía y en la trastienda, sentado, Tomeu formaba empanadas.

(Foto de Eva Hausheer)

Este pasado viernes, pasé sin saber que iba a ser su último día abierto y compré una ensaimada de crema quemada. No pude evitar hacer unas fotos que ahora quedarán como recuerdo de ese último día del Fornet en Sant Jaume. Así, sin solución de continuidad, el viejo (¡10 años y lo llamo viejo!) Fornet da paso al nuevo. En el Forn des Teatre, local emblemático de la ciudad. Un lugar donde, sin duda, el Fornet crecerá y esto es un gran triunfo para todos nosotros, ciudadanos de

Palma, amantes del pan y gente que agradecemos que las ciudades no sean sólo territorio de multinacionales y franquicias.

Como dijo Bertolt Brecht: “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles”

 

 

Mujeres que marcan

Mujeres que marcan

Esta sábado 26 de mayo, ha tenido lugar el I Foro de Mujeres Que Marcan en Palma, Mallorca. He tenido el privilegio de vivirlo muy de cerca, ya que Pilar DomínguezPerkins,  es mi pareja.También he tenido el honor de poder colaborar y aportar mi granito de arena para que pudiesen hacer lo que se habían propuesto, en mi caso, cómo no, ayudando en el asesoramiento gastronómico en la selección de bebidas al equipo liderado por Cris Odriozola, quien elaboró un menú perfecto para la cena de bienvenida que hicieron en Raixa para todas las ponentes. Y como me pasó al día siguiente en el Foro, disfruté y aprendí más, mucho más, de lo que pude darles.

Mesquida Mora Cerveza Rosa Blanca Finca Valonga

El sábado era el día grande, después de meses, de preparativos, de ver atónito como 5 mujeres ¿locas? valientes, sin ninguna experiencia prácticamente en organizar eventos, la lían en el Palau de Congressos de Palma llenándolo de mujeres y hombres, de colaboradores y voluntarias y 20 ponentes de un nivel profesional, pero sobre todo humano, excepcional.
Puedo asegurar que cualquier empresa que quiera montar el sarao que estas 5 locas valientes han hecho, puede rondar los 150.000~200.000 €, y ellas lo han hecho con presupuesto 0,  que es como el Km.0, pero en Euros… Y os digo que la organización ha sido impresionante. Sobre todo, porque detrás de de cualquier acto y decisión, había una motivación humanista.

Estas 5 locas valientes, han sembrado un roble, un haya, un olivo… una consciencia vivo que crecerá y vivirá mucho tiempo y junto a ella, viviremos la transformación que esta sociedad está dando ya: La igualdad.

Las mujeres han levantado la mirada y se han reconocido como un colectivo que tiene un objetivo común. Están alcanzando el grado de consciencia del poder que tienen como colectivo. Saben que no deben competir, sino compartir; que el poder está en su/nuestro interior personal y colectivo; que señalarán agravios y discriminaciones sobre todo para reconocerlas y revertirlas empezando por no caer en chantajes a sus emociones ni auto-inculpándose; que no aceptarán malos tratos ni los justificarán; que saben que tener amigas/amigos en fundamental para tener perspectiva y muchas risas experiencias compartidas; que no son juzgadas y menos por ellas mismas. Todo esto y mucho más.

Este fin de semana he visto mujeres que se miran a los ojos y se reconocen. He visto serenidad, alegría, motivación y mucha ilusión. Sororidad lo llaman. Una fraternidad propia del sexo femenino. He sentido un gran sentimiento de alivio y felicidad. He sentido que todo va a mejorar y que estamos diseñando un futuro mejor.

Gracias a todas vosotras. Sois MUJERES QUE MARCAN. vuestras palabras convencen y vuestros hechos…¡ay, vuestros hechos! Vuestros hechos ENAMORAN.

Bonustrack: A quí podréis seguir todo lo que ha pasado:

Fluidball

Fluidball: El estilo que ha venido para quedarse

Hace tiempo que no escribo sobre baloncesto. Tanto como el tiempo que llevo sin verlo… Esto, que sin duda es muy malo, feo y caca para mi, puede ser una ventaja en cuanto a que, tras varios años, mi perspectiva sobre el cambio producido es mayor. Al menos eso es lo que yo quiero pensar: como ha pasado tanto tiempo, captaré más evidentemente la evolución en el juego.

Y creo que tengo razón. La tendencia era la de un juego en el que la incidencia del tiro de 3 puntos crecía, pero todavía se apreciaba mucho tener un pívot poderoso (que si tiraba bien de fuera bien, pero sobre todo que pusiera buenos bloqueos, asegurase muchos rebotes e intimidación y aprovechase los espacios de sus otros cuatro compañeros abiertos). Se aprovechaba ese “desequilibrio a base bloqueos directos frontales, de donde salían 3 posibilidades:

  • El bloqueado tira porque la defensa del bloqueo cierra la penetración y la continuación del bloqueador
  • El bloqueador continua o se abre en función de dónde se lleve la atención el bloqueado
  • Se produce un 2c1 y se busca un tirador abierto en las equinas

Básicamente, y generalizando, ese era el concepto: Generar el desequilibrio entre 2 muy distintos (uno muy pequeño y, por consiguiente, el otro muy grande).

Este estilo se mostraba imparable, porque era francamente muy difícil de defender. Cada vez se jugaba y se juega más rápido. Las pequeñas ventajas adquiridas se explotan en décimas de segundo. Acción-reacción. ¡Ya! Simplificar el problema y encontrar soluciones rápidas. Se reducía el juego a un 2c2, después a un 3c3 ¿pero y los otros 2 compañeros?

Aquí llegaron los Golden State Warriors. Temporada 2014/15 y todo aquello que era una tendencia que cada uno adaptaba a su manera, lo ordenaron y encontraron la solución al problema del “desequilibrio” que se generaba con los bloqueos directos: versatilidad, cambios constantes, rápidas rotaciones y agresiva defensa del balón. Y de esa solución defensiva, surgió su complementaria ofensiva. Si se necesitaban jugadores muy móviles y versátiles los cuales, prácticamente todos, podían defender a todos (siempre con la ayuda de un compañero); si no se permitía un tiro sin ser punteado; se cargaba el rebote defensivo con más ahínco que el ofensivo…¡Ya no hacía falta ese 5 grande y poderoso…pero menos versátil! Luego en ataque, ya no hacían falta tantos bloqueos directos.
Pasaron a jugar buscando el desequilibrio en el 1c1 a pista abierta o en media cancha, para después, circular el balón endiabladamente rápido hasta encontrar un compañero sólo tras el arco de 3 puntos, o bien una puerta atrás buscando la espalda al defensor que llega tarde.

En 2015 nació el Pace&Space, el Smallball, o el Warriorball… y, por lo que he visto en 2018, ha venido para quedarse. Este fin de semana he podido ver varios partidos de las semifinales de conferencia y los 8 equipos buscan ese estilo.

Puede verse en las estadísticas que los porcentajes de acierto suben, las posesiones suben, sube la cantidad de lanzamientos de 3 puntos y su acierto, mientras bajan en tiros libres (pero no su acierto) y todo esto es por este cambio de paradigma. Todos los finalistas de conferencia (Warriors y Celtics más, Rockets y Cavaliers menos) despliegan este juego intenso y generoso en defensa y trepidante en ataque donde el balón fluye…y ese es para mi el nombre de este nuevo estilo de juego: Fluidball(*)

____________________
(*) “Fluidball es un término inventado por Mikel Pedrosa Domínguez