Fluidball

Fluidball: El estilo que ha venido para quedarse

Hace tiempo que no escribo sobre baloncesto. Tanto como el tiempo que llevo sin verlo… Esto, que sin duda es muy malo, feo y caca para mi, puede ser una ventaja en cuanto a que, tras varios años, mi perspectiva sobre el cambio producido es mayor. Al menos eso es lo que yo quiero pensar: como ha pasado tanto tiempo, captaré más evidentemente la evolución en el juego.

Y creo que tengo razón. La tendencia era la de un juego en el que la incidencia del tiro de 3 puntos crecía, pero todavía se apreciaba mucho tener un pívot poderoso (que si tiraba bien de fuera bien, pero sobre todo que pusiera buenos bloqueos, asegurase muchos rebotes e intimidación y aprovechase los espacios de sus otros cuatro compañeros abiertos). Se aprovechaba ese “desequilibrio a base bloqueos directos frontales, de donde salían 3 posibilidades:

  • El bloqueado tira porque la defensa del bloqueo cierra la penetración y la continuación del bloqueador
  • El bloqueador continua o se abre en función de dónde se lleve la atención el bloqueado
  • Se produce un 2c1 y se busca un tirador abierto en las equinas

Básicamente, y generalizando, ese era el concepto: Generar el desequilibrio entre 2 muy distintos (uno muy pequeño y, por consiguiente, el otro muy grande).

Este estilo se mostraba imparable, porque era francamente muy difícil de defender. Cada vez se jugaba y se juega más rápido. Las pequeñas ventajas adquiridas se explotan en décimas de segundo. Acción-reacción. ¡Ya! Simplificar el problema y encontrar soluciones rápidas. Se reducía el juego a un 2c2, después a un 3c3 ¿pero y los otros 2 compañeros?

Aquí llegaron los Golden State Warriors. Temporada 2014/15 y todo aquello que era una tendencia que cada uno adaptaba a su manera, lo ordenaron y encontraron la solución al problema del “desequilibrio” que se generaba con los bloqueos directos: versatilidad, cambios constantes, rápidas rotaciones y agresiva defensa del balón. Y de esa solución defensiva, surgió su complementaria ofensiva. Si se necesitaban jugadores muy móviles y versátiles los cuales, prácticamente todos, podían defender a todos (siempre con la ayuda de un compañero); si no se permitía un tiro sin ser punteado; se cargaba el rebote defensivo con más ahínco que el ofensivo…¡Ya no hacía falta ese 5 grande y poderoso…pero menos versátil! Luego en ataque, ya no hacían falta tantos bloqueos directos.
Pasaron a jugar buscando el desequilibrio en el 1c1 a pista abierta o en media cancha, para después, circular el balón endiabladamente rápido hasta encontrar un compañero sólo tras el arco de 3 puntos, o bien una puerta atrás buscando la espalda al defensor que llega tarde.

En 2015 nació el Pace&Space, el Smallball, o el Warriorball… y, por lo que he visto en 2018, ha venido para quedarse. Este fin de semana he podido ver varios partidos de las semifinales de conferencia y los 8 equipos buscan ese estilo.

Puede verse en las estadísticas que los porcentajes de acierto suben, las posesiones suben, sube la cantidad de lanzamientos de 3 puntos y su acierto, mientras bajan en tiros libres (pero no su acierto) y todo esto es por este cambio de paradigma. Todos los finalistas de conferencia (Warriors y Celtics más, Rockets y Cavaliers menos) despliegan este juego intenso y generoso en defensa y trepidante en ataque donde el balón fluye…y ese es para mi el nombre de este nuevo estilo de juego: Fluidball(*)

____________________
(*) “Fluidball es un término inventado por Mikel Pedrosa Domínguez

Carlos Belío - OER - DER

OER, DER y estadística

Offensive Efficiency Ratio, o la Eficiencia ofensiva de un equipo. El OER no es más que un cálculo de la cantidad de puntos que un equipo consigue en las posesiones que disfruta. La fórmula es Puntos dividido entre Posesiones y también puede ser aplicable a cada uno de sus jugadores. La fórmula utilizada para calcularlo tiene dos variantes. Los hay que entienden que los rebotes ofensivos son una posesión más y los que entienden que son otra oportunidad en la misma posesión. Yo estoy más en el segundo caso, así que aplico la siguiente fórmula:

OER=PTS/(TCI+(TLI/2)+BP)
Donde PTS son los puntos; TCI son los Tiros de Campo Intentados; TLI son los Tiros Libre Intentados y BP son los Balones Perdidos. Así calculo las posesiones de cada equipo.
Pongamos por ejemplo el último partido de Unicaja en Manresa:
Unicaja anotó 73 y dispuso de 84 posesiones repartidas en 55 tiros de campo, 16 tiros libres y 21 balones perdidos.
OER = 73/(55+(16/2)+21) = 0,869
El jugador que mejor rendimiento ofensivo tuvo fue Saul Blanco:
Anotó 20 puntos jugándose 15 posesiones (13 tiros de campo, 2 tiros libres y 1 balón perdido)
OER = 20/(13+(2/2)+1) = 1,333
El segundo jugador que más posesiones dispuso fue Omar Cook (12) y anotó 7 puntos
OER = 7/(4+(6/2)+5) = 0,583

Defensive Efficiency Ratio, o la eficiencia defensiva de un equipo. El DER es lo mismo que el OER del rival. Los puntos obtenidos por el rival dividido entre las posesiones. A diferencia del OER, el cálculo individualizado del DER de cada jugador no es tan sencillo, por no decir imposible ya que habría que tener en cuenta los puntos anotados por sus defendidos, pero habría que tener en cuenta si se defiende en zona, si las canastas son devidas a una mala defensa colectiva, etc. Por lo tanto, el DER se aplica exclusivamente como un factor general del equipo.
Siguiendo el ejemplo, calculamos el DER de Unicaja en su partido de manresa:
Suzuki Manresa anotó 77 puntos en 82,5 posesiones (54 Tiros de campo, 23 tiros libres y 17 balones perdidos)
DER = 77/(54+(23/2)+17) = 0,933
de cada
Anotó 2 puntos Su mejor jugador dOtra temporada más comienzo analizando los partidos y el rendimiento del Lagun Aro GBC en particular y de la liga, algo más someramente, en general.
Como sabéis, las estadísticas generales, lAs que la ACB utiliza para valorar a los jugadores, las cojo con pinzas para ver el ellas aspectos como la cantidad de tiros, el ratio asistencias-balones perdidos etc. No me fijo demasiado en la famosa valoración ACB.
Por poner un ejemplo: Este comienzo de temporada ha venido con 2 derrotas de manera consecutiva de Unicaja. Bien es cierto que ambas derrotas han sido un estrecho margen de puntos, pero también es cierto que en ambos partidos Unicaja ha obtenido una valoración ACB superior al rival…¡y ha perdido! ¿Entonces? ¿Como de fidedigna es dicha valoración para entender quien ha sido el mejor sobre la pista?
Un dato que manejo habitualmente:

Lo que la verdad esconde [GBC]

O tal vez: “Lo que la estadística nos dice”

Antes de nada quiero recomendar y felicitar a Borja Santamaría por su excelente blog. No es habitual leer opiniones tan bien documentadas y análisis tan bien argumentados. Quienes no conocíais su blog, este (o mejor cuando terminéis de leer lo que tengo que contar) es el momento de guardarlo en vuestros favoritos. En él podréis leer su análisis de la que quizá sea la causa determinante del actual balance (en 6 partidos, 3 victorias). Así pues, como no puedo sino descubrirme ante este excelso joven periodista, voy a ofreceros otros aspectos que tal vez nos ayuden a entender por qué el GBC está como está y que otros aspectos debe mejorar. Porque amigos, no todo el monte es orégano.

Eficiencia

Como hace mucho (¿quizá demasiado?) que no escribo de baloncesto, tal vez interesante refrescar los conceptos OER y DER. Estos son los índices de eficiencia de un equipo. El rendimiento que sacan de las posesiones que tienen y las que obtienen sus rivales. En este sentido, el GBC tiene unos leves números rojos. Su OER es de 1,05 mientras su DER es de 1,068. Este dato combina muy bien con la explicación de Borja (disculpa que te mencione tanto tío, pero es que tu artículo es muy bueno) en el sentido de que, cuando el GBC ha dominado en cuanto al tiro de 3 puntos hace referencia, ha conseguido tapar sus debilidades. ¿Y cuales son esas debilidades? Principalmente el rebote (5 rebotes defensivos y 3 ofensivos de media menos que el rival), el % en tiro de 2 puntos (47,7% por 51,3% del rival) y la cantidad de veces que se visita la línea de tiros libres (6 veces menos que el rival cada partido)

Rebotes totales % GBC % Rival
Canasta del GBC
209
59,8%
40,2%
Canasta del rival
221
30,3% 69,7%

Si bien es cierto que se está mejorando, queda claro que el GBC debe mejorar en cuanto al cantidad de rebotes que captura bajo su canasta. Un porcentaje cercano al 65% de los rechaces en aro propio es el objetivo (o debería serlo, vamos digo yo)

Uso de las posesiones

GBC Rival
Pos T2 52,3% 63,7%
Pos T3 38,4% 24,9%
Pos T1 9,8% 14,3%
Pos BP 15,6% 17,4%

Claramente se busca jugar desde el perímetro. el 4 abierto Raza Blanca Tirador, de nombre Charles Ramsdell y la diferencia de calidad potencial entre el juego exterior y el interior, donde Doblas Portilla está muy solo, se ve reflejado en el uso de las posesiones de tiro. Desde un porcentaje sensiblemente superior en tiros de tres puntos, a una reducida presencia en la linea de tiros libres.
Por contra, destaca muy positivamente el ratio de posesiones que acaban en pérdida de posesión. Esto habla muy bien de la actitud y eficiencia defensiva.

Así pues, concluyo: Cuando el GBC imponga su superioridad en el tiro de 3 puntos (tanto en ataque como en defensa), cubrirá sus carencias en el rebote y en la presencia cercana al aro (que ayuda a mejorar porcentajes de 2 puntos y tiros libres). Su búsqueda de la excelencia pasa por mantener el nivel de recuperaciones de balón sin desatender el rebote defensivo y poco a poco, que jugadores como Winchester y Ramsdell mejoren sus porcentajes. No siempre tendremos a Salgado y sobre todo Robinson en este estado de gracia (que ojalá sí, claro está).

Y ahora, aunque no viene a cuento, o sí, que todo puede ser, quiero despedirme con una foto patrocinada. Es por un amigo y su familia. Sois de lo que no hay y ojalá todos nos parezcamos un poquito más a vosotros, aunque claramente no sea mi (ni su) estilo.

(D)errota tras (D)errota hasta la victoria final