El día de la marmota.

La derrota del sábado hunde a la afición giputxi.

Sin Kammerichs (a quien se le forzó para jugar), sin Pavlidis, con Smith al 20% (si al 100% es discutible si el americano del equipo…), con 4 derrotas en la buchaca… Así y sin embargo con mucha ilusión, se esperaba al Gran Canaria. En un partido a vida o muerte. Y muerte.

El partido comenzó como últimamente todos. El Bruesa metido y con opciones de plantar cara. Así, de la mano de un irreconocible Ordín, que destapó el tarro de las esencias con 15 puntos en 9 minutos, y de un aletargado Gran Canaria que se metió rápidamente en un problema de faltas de sus interiores, el GBC se fue por delante en marcador. Cuando todo pintaba negro. Sin referencias ofensivas para el equipo, sale a la palestra Ordín y se reafirma en su posición de REFERENCIA ofensiva. Entonces… Fisac lo sienta y le tiene 8 minutos sentado en el banquillo en el 2º cuarto. Juagada maestra. Ordín, hombre de rachas y de sensaciones, se queda frío y ya no vuelve a tener la misma chispa. De paso, el 2º cuarto el Bruesa encaja un parcial de 0-11 y sólo consigue anotar cuando pasan 5 minutos y de tiro libre. Pese a todo y visto que el partido era El juego de los despropósitos, se termina la primera parte 34-33.

En la segunda mitad Gran Canaria ajustó su punto de mira y acertó con prácticamente todos los tiros libres que dispuso. Fisac, que ya había conseguido privar al equipo de su referencia ofensiva del partido, seguía con sus extrañas rotaciones. Ejemplo: En la segunda parte Urtasun que no había jugado nada en la 1ª, disfrutó de 15 minutos. Úriz dirigía a un equipo sin jugadores que quisieran o tuvieran confianza para jugar al aro, salvo agujero-negro Bradley (balón que entra, balón que no sale). ¿Y Smith? -2 de valoración. Gracias.

Al final Mula, pasando de jugar para el equipo, decide que es el momento de la épica y con 4 triples da la oportunidad de empatar el partido. La opción es que se la juegue Úriz penetrando y tirando ante Savané con su mano izquierda.

Con Kammerichs se puede jugar a la épica. Sin él… no. El equipo se rompió con su lesión y tras las derrotas de Bilbao y sobre todo la de Granada. No hubo movimientos en los despachos para traer un alero al equipo y ahora jugamos con Mula y hasta con Ordín de 3.

Había que ganar en 6 partidos 2 más que Murcia o Valladolid. Ahora hay que ganar 3 más que Valladolid ó 2 más que Murcia en 5. El miércoles de paseo a Vitoria.

Sólo nos queda disfrutar de los últimos 2 partidos ACB que faltan. Ya no veremos ACB la próxima temporada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar