El fenómeno Lakers (o como NO vender la NBA en España)

Colaboración
Esta es una colaboración especial de José Navas (josenavas12@hotmail.com)

Allá por los ochenta cuando la NBA comenzaba a dar sus primeros pasos televisivos por España, dos equipos copaban la mayor parte de las miradas de los que por aquel entonces descubríamos sus encantos, Boston Celtics y Los Angeles Lakers, Larry Bird y “Magic” Johnson, creo que los que contamos con treinta y tantos años en nuestro DNI no podemos negar que estos dos monstruos del deporte de la canasta nos engancharon a la mejor liga del mundo.

(foto aceairways)

A mediados de los ochenta aterrizaba en la NBA el que para muchos, entre los que me incluyo yo ha sido el mejor jugador de la historia Michael Jordan, la llegada de Jordan a la NBA daba a la liga una dimensión aún mayor, pronto otros jugadores saltaban al estrellato baloncestistico como Isiah Thomas, Patrick Ewig, Hakeem Olajuwon, David Robinson, Chris Mullin, Charles Barkley. o Dominique Wilkins..a todos nos gustaba ver los partidos no solo de los Celtics y de los Lakers, sino que comenzábamos a ver que no solo de la eterna rivalidad entre “irlandeses” y “estrellas de Hollywood” vivía la NBA, sino que equipos como Detroit Pistons, Houston Rockets, New York Knicks, Golden St. Warriors o Philadelphia 76ers tenían mucho que ofrecernos, todos tenían su jugador franquicia, todos los equipos de la liga contaban con un gran jugador en sus filas.

En 1991 el anuncio de “Magic” Johnson de que era portador del virus VIH, nos dejaba a todos helados, pero bueno, pensábamos, todavía nos queda Larry, pero sobre todo nos queda Jordan, todavía podemos disfrutar de los duelos entre Robinson, Ewing y Olajuwon, todavía podemos disfrutar de Stockton y Malone, de Barkley, de Isiah Thomas…todavía hay mucho que ver en una liga a la que cada año llegan jóvenes valores que con el tiempo se convertirán en estrellas, seguro.
Cierto es que tras el primer campeonato de los Bulls ese mismo año de la retirada “forzosa” de “Magic”, los Bulls se ponían de moda, era una delicia ver a Michael Jordan, el solo acaparaba toda la atención mediática, comenzaba la “era Jordan”, todo lo que hacia sobre una pista de baloncesto era magnificado hasta la saciedad, Jordan era Dios y la NBA se aferraba a el como su salvación ante la marcha de sus iconos ochenteros, un año después de la marcha de “Magic”, Larry Bird ponía fin a su exitosa carrera en la NBA, con esto los dos grandes impulsores de la NBA  Magic y Bird habían dicho adiós, Michael Jordan tenía tirón mediático, todo lo que tocaba lo convertía en oro y con el la NBA no perdía ese protagonismo global que David Stern había logrado que la liga tuviera.
Con lo que no contó el Sr. Stern, fue con la retirada de Michel Jordan, el asesinato de su padre hizo que M.J, dejará la NBA casi dos temporadas para dedicarse al baseball, allí no triunfó, pero los Bulls sin el no eran lo mismo y Houston Rockets aprovechaba su ausencia para lograr su “repeat” a mediados de los 90.
Y volvió Jordan, y los Bulls volvían a ganar, lo volvían a hacer por partida triple, Michael Jordan y sus Bulls eran los favoritos de la mayoría de aficionados de este planeta, ¿el por que?, esta claro, los vendían muy bien, ya no solo era Michael Jordan, ni Scottie Pippen, a todos nos gustaba ver a los Bulls por Dennis Rodman, un tipo muy peculiar que siempre nos sacaba una gran sonrisa ya no solo por su peculiar look, sino que con la adquisición de los derechos para retransmitir la NBA en Eapaña por parte de Canal + y el descubrimiento del fenómeno Andrés Montes, cada partido con la combinación Bulls-Montes, era todo un éxito asegurado, comenzaba la era del gran Montes y la NBA.
Gracias al maestro Montes, muchos aficionados que descubrían la NBA en esa época recordaban a las grandes estrellas de la NBA y a los que ni mucho menos tenían calidad para jugar en esa liga por su peculiar estilo de ponerles motes o incluirles en aquellos clubes que el se inventaba sobre la marcha en una retransmisión cualquiera, con el y con Antoni Daimiel, la NBA habría sus puertas de par en par y ya no solo te fijabas en si Jordan y sus Bulls hacían esto o lo otro, todos los buenos aficionados al baloncesto sabíamos que en la NBA jugaban 30 equipos, todos los buenos aficionados a la NBA al menos conocíamos varios jugadores de cada equipo por la forma que tenía Andrés Montes de vender ese producto, gracias a sus “motes” y a sus famosos clubes, cualquier retransmisión de cualquier partido por muy aburrido que fuera se nos hacia amena, ¿quién no se ha echado una carcajada viendo un partido NBA en el que el baloncesto de calidad brillaba por su ausencia?, pero como todo en esta vida, nada es eterno, lo único eterno en esta vida son los recuerdos de tiempos pasados, de tiempos vividos, Andrés dejaba la NBA pero no dejaba el baloncesto, con el narrando los partidos de nuestra selección española nos emocionamos viéndoles ganar el mundial de Japón por poner un ejemplo, Andrés nos dejaba con su muerte huérfanos de ese estilo tan peculiar que había calado entre los aficionados al baloncesto a mediados de los 90 y que gracias al fútbol, el gran público había descubierto su estilo peculiar de narración, pero esa ya es otra historia.
Todo esto son mis recuerdos, los recuerdos de un aficionado que nacía en los 80 bajo la sombra de Bird y Magic, que disfrutaba con los mates de Jordan y Wilkins, que vibraba con las batallas y los títulos de los “Bad Boys” de Detroit, que disfrutaba como un niño viendo aquellos movimientos de espaldas al aro de Hakeem Olajuwon o de sus duelos con Patrick Ewing y David Robinson, que vio llegar a un tal Shaquille O´Neal a la NBA, que vio los primeros pasos de jugadores como Tim Duncan, Vince Carter, Allen Iverson, Ray Allen y un largo etcétera de jugadores que han marcado los últimos años en la NBA, grandes jugadores que les hemos visto crecer hasta ser estrellas y ahora como les sucediera a Magic, Bird o Jordan, les estamos viendo despedirse por que los años no pasan en balde.
Y llego Pau Gasol a la NBA, una llegada que marcaba sin quererlo un antes y un después en el seguimiento de la liga por parte de los medios de este país, vale que Pau es sin lugar a dudas el mejor jugador de baloncesto de la historia de España, vale que con su llegada a la liga nos tuvimos que comer con patatas centenares de partidos de los Grizzlies, viendo como cada año que pasaba en la franquicia de Tennessee era como otro año perdido en lo colectivo, llegamos incluso a tacharle de jugador blando, de jugador que había tocado su cielo particular en la NBA., quizás por su llegada a la NBA comenzamos a perdernos buenos partidos por el mero hecho de que la televisión decidía dar el partido de turno de los Grizzlies antes que dar partidos donde dos de los mejores equipos de esa temporada median sus fuerzas, todo comenzaba a cambiar.
Y Pau Gasol llega a los Lakers, una de las franquicias junto con Boston con la que los que somos más viejos nos aficionamos a la NBA, era un sueño, nuestro “Michael Jordan” español jugando en una de las franquicias más históricas de la NBA y aquí llegamos al “kit” de la cuestión, ya no era lo mismo verle jugar para aquel equipo de la tierra de Elvis, Pau era un Laker, vistiendo la misma camiseta que vistió Magic Johnson, Kareem Abdul-Jabbar o James Worthy, pasaba de conducir un 600 a conducir un Ferrari, pasaba de jugar en un equipo perdedor sin opciones a nada a luchar por el anillo, del todo a la nada, de repente en este país ya no se hablaba de otra cosa, los diarios, los telediarios, las paginas web especializadas se volvían locos con la noticia, pasa de jugar para engordar sus números a jugar al lado de Kobe Bryant para ganar anillos, ¿que locura no?, parecía  un cuento de hadas.
En estas tres últimas temporadas, seguir la NBA para la gente ha sido cada vez más difícil, bueno, seguir a 29 equipos de la NBA ha sido mucho más complicado, por que para la mayor parte de los medios ya sea de prensa escrita o de televisión ha sido una venta del productor “Lakers”.
Pau lo toca todo (foto wikipedia)

Para todos “los Lakers de Pau”, ni que la franquicia hubiera sido comprada al señor Jerry Bass por el señor Gasol, para muchos de ellos una derrota de los Lakers no es una derrota normal, los Lakers no pierden de una manera normal, siempre hay algo que maquilla esa derrota, normalmente cuando un equipo pierde en baloncesto el mérito es claramente del equipo que te ha derrotado, ya sea por una gran actuación individual o como casi siempre por un excelente trabajo colectivo, pues no, aquí el titular no sería “Un gran Allen Iverson tumba a los Lakers”, han pasado de la objetividad profesional a colocar titular como “Los Lakers pierden a pesar de los 50 puntos de Kobe Bryant”, o “un discreto Gasol impide a los Lakers ganar en Philadelphia”…¿esta es manera de vender el producto NBA?, en mi modesta opinión no.

La NBA la forman 30 equipos, cada uno de esos equipos cuenta con al menos una gran jugador en sus filas o incluso más, en esta liga además de los Lakers y Pau Gasol juegan otros 3 jugadores españoles Jose Manuel Calderón, Rudy Fernández y Marc Gasol, ellos también se han visto eclipsados por el fenómeno Pau Gasol.
Hay jugadores como Kevin Durant, Dwyane Wade, LeBron James, Dwight Howard…equipos perdedores como Minnesota o Sacramento tienen a jóvenes valores como Jonny Flynn o Tyreke Evans por poner un ejemplo, para un chaval de 13 o 14 años que descubre la NBA en estos tiempos, claramente será un fiel seguidor de los Lakers, pero solamente por el mero hecho de que ese producto se lo están metiendo por los ojos a todas horas, ya sea cogiendo un diario deportivo, viendo los deportes en cualquier telediario o entrando en la página de nuestra liga nacional, señores, hay que cambiar el chip, vale que Gasol sea el mejor jugador que ha dado este país, pero no es normal que para ustedes los periodistas especializados en NBA solo exista Pau y su equipo, señores, hay que vender la liga como lo que es, una liga formada por 30 equipos, unos buenos y otros malos, pero que si bien no cuenta con la riqueza del baloncesto que se juega aquí en Europa, el espectáculo que se alcanza en un partido NBA es algo que por aquí tardaremos muchos años en poder igualar.
A la gente le gusta ver mates y partidos a muchos puntos, a la gente le encanta ver pases fantásticos, a la gente le gusta todo eso, no nos limitemos a ver los mates de Kobe o Gasol, no nos limitemos a dar noticias de un solo equipo, vendan bien ese producto, descubranselo a todos esos jóvenes que como yo en los 80 descubrimos que no solo jugaban los Lakers y los Celtics, descubran todo lo que la mejor liga del mundo puede ofrecer, hagan de la NBA 30 productos atractivos, no solo un producto que viste de oro y purpura, si consiguen hacerlo, todos los viejos y nuevos aficionados al baloncesto les estaríamos eternamente agradecidos.

José Navas es colaborador de medios online, donde escribe principalmente sobre la NBA.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar