Arde blanco

Lejos. Allí en horizonte el Adarra arde blanco. No se ve. Se intuye la nieve caída elevarse de nuevo por la acción del Sol.