Medusa

Como una medusa abisal, la lámpara de mi habitación flota silenciosa sobre mi cada mañana. Buenos días -le digo- y ella no responde