Ermitaño

¿Cuánta vida por descubrir?

Una mañana de sábado. Todavía es temprano para ser un sábado. Los mercaderes apuran los últimos minutos preparando sus viandas para quienes en breve tomarán al asalto sus locales.

No es un día caluroso. Más bien fresco y con la sempiterna amenaza de nuestro habitual y gris Xirimiri.
Paramos en el despacho de café de la esquina. Ese que tiene a un Panchito con sombrero de bombín en el escaparate. Cogemos un baso de leche y nos sentamos en un banco a ver pasar a la gente, sentir el fresco, oler la incipiente primavera y escuchar a este ciudadano del mundo que, anónimamente, completa un cuadro urbano. Un Bodegón de cotidianidad urbana de una burguesa ciudad norteña.
Mientras Laia apura su leche, él también apura las últimas notas de un clásico bolero popular. Ermitaño de la música, se refugia detrás de su instrumento y con la mirada baja, deja caer su tonada.
Es esa mirada la que me atrae. No quiere cruzarla con nadie. Sólo toca y a penas agradece con una mueca si alguien le remunera con una moneda. Al terminar nuestro descanso le dejo a Laia una moneda para que se la de. Laia me mira, sonríe y de dice: «Los dos». Coge mi mano sin soltar la moneda y nos acercamos a este habitual ermitaño musical. Antes de soltar la moneda le mira. Es entonces cuando descubro que él está mirando a Laia y sonrie al ver la estampa de una niña que lleva a su padre a ecgar una moneda. Él sonrie, Laia sonríe. Yo también.

PD: Sobre este músico ermitaño supe a través de este blog, que sugiero a quien quiera disfrutar de lectura ordinaria y sencilla. Lectura llena de sentimiento y normalidad.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar