¿Puede el GBC mantener la categoría?

Definitivamente sí.

En tres temporadas el GBC ha pasado de jugar en LEB2 a hacerlo en ACB. No solo eso. El club tiene una vida de 6 años siendo todo nuevo y hasta desconocido. La falta de experiencia ha sido suplida con altas dosis de entusiasmo. Lo conseguido hasta ahora es de un calire impresionante. Además, en apenas unos meses están compitiendo en ACB y desarrollándose como club con un proyecto que parece muy serio y profesional. El hecho de que más de 8000 personas hayan decidido abonarse y ser parte de este proyecto es algo sencillamente impresionante. Algo que con la perspectiva que aun no tenemos, se valorará mucho más.
En una provincia como Gipuzkoa, la más pequeña del estado y de las menos pobladas, en la que la cultura de la esponsorización brilla por su ausencia, el GBC ha conseguido aglutinar a una empresa como Brues, a la Diputación y al Ayuntamiento, además de otras muchas empresas que contribuyen en menor medida. En apenas 3 meses han conseguido poner sobre la mesa más de 8 millones de Euros para pagar canones, abales y seguros. A eso añadir el presupuesto de una plantilla y los gastos generales de un club. El esfuerzo ha sido muy grande y lo han conseguido.
En lo deportivo, después de éxito del ascenso que se basó en algo común a todo el club: La ambición y el entusiasmo. Además, Fisac confeccionó un equipo con jugadores sin mucho nombre, pero con mucho que demostrar. Basandose en ello y viendo el buen resultado dado, esta temporada Fisac ha optado por el mismo modelo. Parece muy lógico y hasta muy apropiado hacerlo. No hay mucho dinero para fichar, el modelo se ha demostrado exitoso y el Club y el mismo Fisac tienen la experiencia de que en esos parámetros saben manejarse.
Pasada la primera vuelta y un par de partidos de la segunda, el GBC se encuentra fuera de los puestos de descenso. Sin embargo, los equipos tanto de abajo como de arriba han realizado cambios en sus plantillas.
El GBC tiene sus fortalezas y muchas de ellas se fundamentan en los intangibles reflejados antes, como lo es el caracter e idiosincrasia del club y de la plantilla. Fisac es un gran motivador que sabe sacar rendimiento de jugadores mediocres o bien de jugadores que no han podido demostrar sus condiciones en otros sitios. Es un entrenador valiente y con caracter ganador y eso lo transmite a sus jugadores. El equipo no tiene mucha calidad individual y trata de desarrollar un juego colectivo en el que todos tapan las carencias de todos y todos se apoyan en todos para sacar lo mejor de cada uno. Desear el éxito y mantener el objetivo siempre a la vista. Actuar como un todo, no como individuos.
El equipo hace lo que se le pide y tratan de plasmar esas características. De ese modo se ha conseguido obtener 6 victorias y mantenerse fuera de los puestos de descenso.
En los últimos partidos se han visto algunas dudas en estas fortalezas. El desgraciado frustrado fichaje de Mulaomerovic acompañado de alguna declaración que se ha vuelto en contra de la buena dinámica del grupo, han afectado más de lo deseado. Ahora parece que dentro de poco se podrá fichar a alguien (hay quien dice que puede ser el mismo Mula) que ayude al equipo en la dirección y eso no puede ser más que algo muy positivo.
Esta puede ser la fase más difícil de la temporada. Después de haber subido y bajado un gran puerto de montaña nos vemos en la llanura pedaleando hasta el siguiente puerto. Hay que seguir manteniendo claras las fortalezas del grupo y las individuales de cada uno. Mantener el objetivo muy claro: el éxito. Tanto el colectivo como el individual.

El reto es muy grande y el beneficio también.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar