Vértigo en Fuenlabrada

Estuve ayer en Fuenlabrada viendo y viviendo el partido en directo junto a Maider y unos amigos. Se perdió la oportunidad y se percibió que las urgencias acechan a un GBC que no encuentra soluciones.

De comienzo, el GBC de la mano de un inspirado Ordín, que esta vez sí respondió a la confianza que su entrenador deposita jornada tras jornada en él, dominaba el marcador. El de Monzón anotaba prácticamente todo lo que tiraba. Sus decisiones de tirar a canasta rompiendo los sistemas, sorprendieron a un Fuenlabrada que suponía que el GBC jugaría con los interiores.
El Fuenlabrada en ataque jugaba con un movimiento más constante y fluido de jugadores y del balón para tratar de llegar a una situación de bloqueo directo central. Al principio buscaban que Paraíso (jugando de 4) bloquease a Solana. El GBC en ese movimiento cambiaba y Fajardo se quedaba con Solana. Fajardo sufría, pero Solana no conseguía penetrar y hacer daño a la defensa donostiarra. Pronto Casimiro dio entrada a Salva Guardia por Paraíso y también cambió al bloqueador. Pasó a ser Wideman y ya no hubo cambio en el bloqueo. Con ello, el Fuenlabrada encontró la piedra filosofal del partido
De todos modos y gracias a un acertado Ordín (13 puntos en el primer cuarto), el GBC terminaba el primer periodo con 6 puntos de ventaja. Smith, el deseado, a penas había tocado 2 balones en ataque y terminó con 0 puntos.

El el segundo cuarto comenzaron las rotaciones de Fisac. Ordín al banquillo y Bradley al banquillo. El Fuenlabrada ayudándose del bloqueo directo central o de las penetraciones de los exteriores, se ganaban las ventajas para conseguir tiros muy cómodos. Casi todos debajo del aro. Los fuenlabreños acabaron la primera parte con un 82% en tiros de 2 puntos (19/23) y así llegaron a los 50 puntos en 20 minutos. Para colmo, Smith en la única canasta que consigue, se lesiona el tobillo y no juega en el resto del partido. 30-15 de parcial y otra vez al descanso con la necesidad de apelar a la épica.

En la segunda parte obligados por la lesión de Smith, el GBC empieza con tres bases (Úriz, Ordín y Mula). A los 40 segundos, Mula reitera en sus protestas y le sancionan con una técnica que posiblemente en Ilunbe no le hubiesen pitado. El cabreo le reactiva y consigue en este cuarto el acierto y determinación que no había mostrado en el 2º cuarto. El GBC cierra las penetraciones de los exteriores del Fuenla y, añadido al descanso que Casimiro le da a Solana, se remonta la desventaja que había llegado a los 13 puntos. GBC juega en ataque su sistema con mayor número de cortes y bloqueos indirectos y esto hace la defensa local se desajuste y permita posiciones más claras de tiro. A diferencia de la primera parte, en esta segunda, se puede decir que se juega más en equipo. Más jugadores tocan el balón. El parcial del tercer cuarto es de 13-23 y se entra en el último periodo por delante (63-64).
El último cuarto empieza otra vez con Ordín en el banquillo, Úriz consigue la primera canasta y el Fuenlabrada se veía en serias dificultades. El GBC mueve bien el balón en ataque y termina con un triple de Mula solo después de balón divido que falla. La siguiente acción son 2 tiros libres anotados por Salva Guardia a lo que el GBC responde con un contraataque que falla Bradley a 5 centímetros del aro. Solana entonces consigue su primer triple y pone al Fuenla por delante (68-66) y ya no volvería a perder el liderazgo. A partir de ahí, el partido fue un quiero y no puedo para el GBC. Solana se echa el equipo a sus espaldas y el GBC no sabe como parar la situación de bloqueo directo. El defensor del bloqueador esperaba a Solana y el desajuste defensivo era aprovechado una vez tras otra por un veterano y más pausado Fuenlabrada.

El Fuenlabrada terminó el partido con un porcentaje en tiros de 2 del 74%. Cierto es que estuvieron acertados, pero no menos cierto es que el GBC no acertó en su defensa. Enseguida se concedían ventajas y los jugadores del Fuenlabrada, que se conocen muy bien, encontraban siempre al jugador en mejor posición.

El GBC no se rindió nunca y tuvo la actitud que debe tener. Son otras las causas que le trajeron la derrota y tienen que ver con la calidad y la capacidad física.

Siguiente estación: Lunes 9, Estudiantes en Madrid.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar