Vueling, o cuándo se corrompe una propuesta

Cola vueling

Estaba yo haciendo una de las frecuentes colas a las que Vueling me acostumbra (y digo Vueling, porque es la compañía con la que vuelo casi el 100% de las veces, pero en los aeropuertos veo que todas las compañías lo hacen a otras personas, así que entiendo que es algo generalizado) cuando empezó a surgirme una concatenación de pensamientos enlazados. Empezando por tratar de entender el porqué de mi sensación de disgusto, de incomodidad, ante esa enorme cola del animal prehistórico que es El Mostrador de Facturación.

Resulta que Vueling, que no me permite en una reserva comprar billetes para mi y para mi hija, por ser yo residente insular y ella no, me obliga a obtener la tarjeta de embarque de ese animal prehistórico. No han tenido en cuenta esta casuística en sus múltiples aplicaciones digitales que tanto insisten en que nos instalemos y usemos. Pero bueno, esta, como decía Moustache en Irma la Dulce, “es otra historia”, así que vuelvo a mis razonamientos peregrinos:

¡Cómo es el hombre, la humanidad!
¿Cuándo alguien percibe que puede mejorar lo presente y se plantea, por ejemplo, lanzar una compañía aérea nueva? Una que mejore precios y que comunique capitales españolas y también otras capitales de otros países europeos. Que sea low-cost, pero simpática. Que facilite a un sector de la población viajar en mejores condiciones (desde el punto de vista de la calidad/precio, o sea: precio).

Siempre, o casi siempre, hay una razón positiva, que busque mejorar la vida de todos, cuando alguien idea una nueva empresa, ¿verdad? Aunque sea desde un punto de vista egoísta, como puede ser el “voy a aprovechar que he encontrado un nicho de mercado y lo voy a explorar”, siempre habrá clientes que necesiten, quieran o les convenga lo que ofrezcas. Siempre positivo, que no decía Van Gaal.

Y pienso yo: ¿cuándo esas buenas ideas para ayudar a la sociedad se convierten en impedimentos para conseguir lo que se quiere? ¿Cuándo el propósito de acercar personas entre capitales españolas y europeas, se convierte en la necesidad de meterlos como sardinas en lata en sus aviones, para ser lo suficientemente rentable? ¿Cuándo el lenguaje amigable y desenfadado de sus anuncios y mensajes, se convierte en colas de presuntos tramposos que quieren colarse en el embarque y que te empujan con sus maletas, en plazas de asiento sin espacio para las piernas para que pagues un extra por 10 centímetros más? ¿Cuándo se pasa de pensar en los clientes a pensar sólo en cómo sacarles más dinero? ¿Cuándo se llega a la conclusión de que ellos, los clientes, no se enteran y si los incomodas podrás conseguir luego más de ellos? ¿Cuándo pasamos de personas a portadores de billetes? ¿Cuándo se decide que ya no es importante mejorar la vida de la gente, a que sea su dinero el mejore la tuya?

“El capitalismo salvaje”, me decían. Sí, seguro que es eso. ¿Pero cómo puedo no ser su esclavo cliente?

Inauguración Zara Home Palma con Tomeu Arbona

El pasado 7 de marzo se inauguró la Concept Store de Zara Home en Palma. En pleno paseo del Born, donde estuvo la sede central operativa en Palma de Telefónica.

 

Es la primera tienda diseñada por la interiorista Isabel López-Quesada y contó con Tomeu Arbona para todo el catering (aperitivo, comida y cena) en un evento que duró más de 10 horas (y que nos llevó más de una semana de preparativos).
Tuve el honor y privilegio de colaborar como parte de su equipo (¡qué magnifico equipo!). En concreto mi labor fue la elaboración de la propuesta de bebidas que acompañasen la celebración y complementasen la comida preparada por Tomeu y su equipo del Fornet de la Soca, sin restar nada de protagonismo a sus platos y apoyar su calidad con la impronta de los vinos y bebidas de la isla. Ese fue el gran reto: Estar presente sin que se note y hacer de esa sintonía, nuestro éxito discreto.

ZaraHome_FornetDeLaSoca

A las 13:00 comenzó el evento. Los invitados “sorprendían” a Tomeu y Maria José en su cocina. Es espacio que Zara Home ha diseñado para mostrar su producto en un entorno que simula una casa, una gran casona mallorquina. Allí Tomeu tenía un gran surtido de comida en miniatura y ultimaba las espléndidas cocas para ofrecerlas a los invitados, mientras se les ofrecía un cóctel de bienvenida, una mimosa preparada a base de cava y zumo de naranjas de Soller.
Se acompañaba de refrescos y dos vinos de Ànima Negra, la primera bodega en recuperar variedades autóctonas para elaborar vino. El tinto, ÀN/2 y el blanco Quibia.

ZaraHome_Comedor

Zara_Home_MenuLa comida era el momento estrella. Se habilitó una planta, la que luego servirá de showroom, como un maravilloso comedor, impresionantemente decorado con plantas y flores que brotaban de los altos techos tamizando una increíble luz natural que entraba de los enormes ventanales.

El menú se componía de respetuosas interpretaciones, adaptadas a nuestro tiempo, de plantos tradicionales de la Cuina Tradicional de Mallorca, el último libro de Tomeu en el que recoge infinidad de platos de la isla.

ZaraHome_AN2La cena fue más casual, ya que no se sirvió en mesa, sino como un picoteo bien surtido de pequeños canapés y regado también de los vinos de Ànima Negra, para terminar con un Gin Lemon de la recién desaparecida Pep Lemon (deseamos que sea un breve hasta luego).

Sin duda, una experiencia única y satisfactoria. Tomeu y su equipo fue capaz de organizar un evento que incluía un aperitivo, una comida y una cena para 45 y 180 personas respectivamente. Todo ello, en una tienda (enorme, pero tienda), adaptando los recursos para hacer que los invitados y anfitriones, disfrutaran de la inauguración y de una comida excepcional. Fue un éxito y un enorme placer hacer felices a tantas personas.

PD: No quiero dejar de agradecer a todo el equipo de Zara Home Palma, a Wozere Studio, al personal del Fornet y a los camareros. Especialmente a Tomeu por su confianza y a María Gómez por su generoso y constante apoyo.
ZaraHome_Cierre

 

Jelato Love

Jelato Love

manifestoHace unas semanas, mi compañero de trabajo, Javi, nos dijo que junto a su novia, Ché, iban a proponer un espacio/galería en el pequeño local que tienen en la entrada de su casa. Ellos son de los que además de ser críticos con la desidia digital en la que vivimos, se lían la manta a la cabeza y deciden HACER, deciden dejarse de criticar lanzando tuits, fotos o comentarios en redes sociales y HACER.

Así es como nace Jelato Love, su espacio/galería en la que compartir las propuestas artísticas de autores que ellos aman. Ayer, día 3 de marzo, se presentaron con la exposición de Michael Pybus, un autor del movimiento postinternet. Pormeten seguir y ya tienen cerrada otra exposición y más aplabradas.

Pero yo me quedo con lo que os decía al comienzo: ellos entienden la denuncia, la comparten, pero no se quedan ahí. Ellos son coherentes con sus quejas y HACEN. Seguro que no es esa su motivación. Seguro que ellos HACEN porque les ilusiona compartir y crear espacios donde el arte promueve la reflexión y no la enajenación de pantallas planas llenas de señores en calzoncillos pegando patadas a un balón (y entre ellos), llenas de analistas del corazón rompíéndose la camisa porque Andrea no se come el pollo o si come demasiado.

selfieY es que vivimos en esta sociedad de pantallas que nos permiten viajar, conocer, aprender, compartir, distraernos; en esta sociedad donde internet ya es nosotros. Pero ¿qué hay detrás de esas pantallas? ¿por qué seguimos siguiendo el camino fácil de evadirnos, sólo evadirnos? Consumimos las vidas que nos muestran los demás, necesitamos saber a quién y cuántos gustan nuestras vidas publicadas en la ya no gran sino pequeña pantalla que llevamos en la mano.

En esta sociedad, la nuestra, también hay personas como Ché y como Javi que consumen, critican y sobre todo HACEN. Larga vida a Jelato Love y a todo lo que, al menos para mi, significa