Carlos Belío - OER - DER

OER, DER y estadística

Offensive Efficiency Ratio, o la Eficiencia ofensiva de un equipo. El OER no es más que un cálculo de la cantidad de puntos que un equipo consigue en las posesiones que disfruta. La fórmula es Puntos dividido entre Posesiones y también puede ser aplicable a cada uno de sus jugadores. La fórmula utilizada para calcularlo tiene dos variantes. Los hay que entienden que los rebotes ofensivos son una posesión más y los que entienden que son otra oportunidad en la misma posesión. Yo estoy más en el segundo caso, así que aplico la siguiente fórmula:

OER=PTS/(TCI+(TLI/2)+BP)
Donde PTS son los puntos; TCI son los Tiros de Campo Intentados; TLI son los Tiros Libre Intentados y BP son los Balones Perdidos. Así calculo las posesiones de cada equipo.
Pongamos por ejemplo el último partido de Unicaja en Manresa:
Unicaja anotó 73 y dispuso de 84 posesiones repartidas en 55 tiros de campo, 16 tiros libres y 21 balones perdidos.
OER = 73/(55+(16/2)+21) = 0,869
El jugador que mejor rendimiento ofensivo tuvo fue Saul Blanco:
Anotó 20 puntos jugándose 15 posesiones (13 tiros de campo, 2 tiros libres y 1 balón perdido)
OER = 20/(13+(2/2)+1) = 1,333
El segundo jugador que más posesiones dispuso fue Omar Cook (12) y anotó 7 puntos
OER = 7/(4+(6/2)+5) = 0,583

Defensive Efficiency Ratio, o la eficiencia defensiva de un equipo. El DER es lo mismo que el OER del rival. Los puntos obtenidos por el rival dividido entre las posesiones. A diferencia del OER, el cálculo individualizado del DER de cada jugador no es tan sencillo, por no decir imposible ya que habría que tener en cuenta los puntos anotados por sus defendidos, pero habría que tener en cuenta si se defiende en zona, si las canastas son devidas a una mala defensa colectiva, etc. Por lo tanto, el DER se aplica exclusivamente como un factor general del equipo.
Siguiendo el ejemplo, calculamos el DER de Unicaja en su partido de manresa:
Suzuki Manresa anotó 77 puntos en 82,5 posesiones (54 Tiros de campo, 23 tiros libres y 17 balones perdidos)
DER = 77/(54+(23/2)+17) = 0,933
de cada
Anotó 2 puntos Su mejor jugador dOtra temporada más comienzo analizando los partidos y el rendimiento del Lagun Aro GBC en particular y de la liga, algo más someramente, en general.
Como sabéis, las estadísticas generales, lAs que la ACB utiliza para valorar a los jugadores, las cojo con pinzas para ver el ellas aspectos como la cantidad de tiros, el ratio asistencias-balones perdidos etc. No me fijo demasiado en la famosa valoración ACB.
Por poner un ejemplo: Este comienzo de temporada ha venido con 2 derrotas de manera consecutiva de Unicaja. Bien es cierto que ambas derrotas han sido un estrecho margen de puntos, pero también es cierto que en ambos partidos Unicaja ha obtenido una valoración ACB superior al rival…¡y ha perdido! ¿Entonces? ¿Como de fidedigna es dicha valoración para entender quien ha sido el mejor sobre la pista?
Un dato que manejo habitualmente:

Lo que la verdad esconde [GBC]

O tal vez: “Lo que la estadística nos dice”

Antes de nada quiero recomendar y felicitar a Borja Santamaría por su excelente blog. No es habitual leer opiniones tan bien documentadas y análisis tan bien argumentados. Quienes no conocíais su blog, este (o mejor cuando terminéis de leer lo que tengo que contar) es el momento de guardarlo en vuestros favoritos. En él podréis leer su análisis de la que quizá sea la causa determinante del actual balance (en 6 partidos, 3 victorias). Así pues, como no puedo sino descubrirme ante este excelso joven periodista, voy a ofreceros otros aspectos que tal vez nos ayuden a entender por qué el GBC está como está y que otros aspectos debe mejorar. Porque amigos, no todo el monte es orégano.

Eficiencia

Como hace mucho (¿quizá demasiado?) que no escribo de baloncesto, tal vez interesante refrescar los conceptos OER y DER. Estos son los índices de eficiencia de un equipo. El rendimiento que sacan de las posesiones que tienen y las que obtienen sus rivales. En este sentido, el GBC tiene unos leves números rojos. Su OER es de 1,05 mientras su DER es de 1,068. Este dato combina muy bien con la explicación de Borja (disculpa que te mencione tanto tío, pero es que tu artículo es muy bueno) en el sentido de que, cuando el GBC ha dominado en cuanto al tiro de 3 puntos hace referencia, ha conseguido tapar sus debilidades. ¿Y cuales son esas debilidades? Principalmente el rebote (5 rebotes defensivos y 3 ofensivos de media menos que el rival), el % en tiro de 2 puntos (47,7% por 51,3% del rival) y la cantidad de veces que se visita la línea de tiros libres (6 veces menos que el rival cada partido)

Rebotes totales % GBC % Rival
Canasta del GBC
209
59,8%
40,2%
Canasta del rival
221
30,3% 69,7%

Si bien es cierto que se está mejorando, queda claro que el GBC debe mejorar en cuanto al cantidad de rebotes que captura bajo su canasta. Un porcentaje cercano al 65% de los rechaces en aro propio es el objetivo (o debería serlo, vamos digo yo)

Uso de las posesiones

GBC Rival
Pos T2 52,3% 63,7%
Pos T3 38,4% 24,9%
Pos T1 9,8% 14,3%
Pos BP 15,6% 17,4%

Claramente se busca jugar desde el perímetro. el 4 abierto Raza Blanca Tirador, de nombre Charles Ramsdell y la diferencia de calidad potencial entre el juego exterior y el interior, donde Doblas Portilla está muy solo, se ve reflejado en el uso de las posesiones de tiro. Desde un porcentaje sensiblemente superior en tiros de tres puntos, a una reducida presencia en la linea de tiros libres.
Por contra, destaca muy positivamente el ratio de posesiones que acaban en pérdida de posesión. Esto habla muy bien de la actitud y eficiencia defensiva.

Así pues, concluyo: Cuando el GBC imponga su superioridad en el tiro de 3 puntos (tanto en ataque como en defensa), cubrirá sus carencias en el rebote y en la presencia cercana al aro (que ayuda a mejorar porcentajes de 2 puntos y tiros libres). Su búsqueda de la excelencia pasa por mantener el nivel de recuperaciones de balón sin desatender el rebote defensivo y poco a poco, que jugadores como Winchester y Ramsdell mejoren sus porcentajes. No siempre tendremos a Salgado y sobre todo Robinson en este estado de gracia (que ojalá sí, claro está).

Y ahora, aunque no viene a cuento, o sí, que todo puede ser, quiero despedirme con una foto patrocinada. Es por un amigo y su familia. Sois de lo que no hay y ojalá todos nos parezcamos un poquito más a vosotros, aunque claramente no sea mi (ni su) estilo.

(D)errota tras (D)errota hasta la victoria final

El baloncesto Gipuzkoano

Recientemente, el periodista y sin embargo amigo Iker Sagasti, escribía una reflexión en su perfil de facebook (me encantaría poder enlazar exactamente a dicha reflexión, pero o bien no se puede, que lo dudo, o yo no sé, que es lo probable). Como no sé referirla, espero que con su permiso, la voy a copiar aquí:

Vamos con una pequeña reflexión sobre el basket guipuzcoano… Lo primero, es una gran noticia que se ratifique al GBC como equipo ACB. Nunca he sido partidario de que un equipo no juegue en la categoría que se ha ganado sobre la cancha, pero teniendo en cuenta las trampas económicas cada vez más comunes, que un club serio y con rigor como Gipuzkoa Basket obtenga el premio de seguir en la élite me parece justicia pura. Sin embargo, la alegría no es plena, porque nuestros dos equipos de Adecco Plata, Azpeitia Azkoitia y Askatuak, en principio no van a sacar equipo en esa categoría. Los del valle del Urola se van a inscribir, pero sin aval y sin garantías económicas para hacer un equipo; mientras los donostiarras ni siquiera se va a apuntar y van a pedir una ampliación de plazo. Qué queréis que os diga. Es un palo, pero tiene totalmente que ver con la realidad económica de nuestro basket y nuestro deporte. No hay patrocinadores privados, y así, el deporte de élite muere lentamente en un territorio como Gipuzkoa donde la práctica y el seguimiento del deporte tienen una vigencia tan importante que sin ellos no podemos entender nuestra cultura e idiosincrasia actual. Gipuzkoa es deporte. Y se nos llena la boca con fomentar el deporte de cantera pero, ¿dónde van a jugar nuestros deportistas una vez que se formen y estén en disposición de dar el salto? ¿Qué referentes, qué espejos van a tener en los que mirarse? En mi modesta opinión, un club que está haciendo las cosas tan bien como Iraurgi no merece esto y tampoco un histórico como Askatuak. Su función se me antojaba vital. Pero es lo que hay. Y por otro lado, en basket femenino, vamos a tener dos equipos guipuzcoanos en Liga Femenina1. Hondarribia Irun, con un presupuesto de entre 250.000 y 300.000 euros; además de la UPV con un entre 180.000 y 200.000 euros de presupuesto. Son dos equipos que me encantan, a los que apoyo, les deseo lo mejor, simpatizo y me identifico. Con ambos. Pero salir los dos en la misma categoría me parece demencial. ¿Tan difícil es ponerse de acuerdo? El basket femenino guipuzcoano, que tan buena salud tiene en cuanto a participación de jugadoras, saldría ganando de largo. En todos los sentidos, en masculino y en femenino, tenemos mucho trabajo por delante, yo nos animo a todos a entendernos y a trabajar lo más unidos posible.

Una riada de comentarios le han surgido. Todos, menos los míos, muy interesantes. Quien me conoce sabe que no suelo tomarme muy en serio las conversaciones en redes sociales. Son muy escuetas, frías y dadas a interpretaciones por quien lee que no se atienen a la realidad. Soy más banal. Pero el asunto sí me interesa y finalmente he escrito algo. Y era esto:
¿Y si lo que hay, que ha existido así desde que el baloncesto es baloncesto en Gipuzkoa, funciona…por qué queremos “ordenarlo”? ¿Por qué no dejamos que las cosas sigan su curso natural? Sé qué es un razonamiento muy simple, pero aquí no hay guerras ni muertos…La vida es así: salvaje. Y se abre paso buscando los resquicios que haya ¿por qué queremos siempre ordenarlo todo? No sé si me explico…igual debe ser como es. Igual está bien. O igual somos más listos que la naturaleza y 80 años de baloncesto en Gipuzkoa están equivocados.

Dedos gordos, pantalla pequeña

Claro, uno saca ratos para escribir desde el móvil, que, aunque cada vez son más grandes y chupigeniales, siguen siendo una pantallica (permitidme la licencia, que hoy he estado en la ribera -o Far West, según decía el gran Mikel Etxalar-) que ofrece un teclado miserable a unos dedos deformes de tantos balonazos. Vamos, que es complicado explayarse y explicarse.

Mi planteamiento no es inmovilista. No lo es. Lo que quiero expresar (y espero conseguirlo) es que todo depende del fin; del objetivo. También del foco. ¿Qué se quiere conseguir? ¿Quien lo quiere conseguir? Ya, quizá después, podríamos preguntarnos: ¿Con qué medios? ¿En qué plazos? Y yo, pensando en todo esto, me sorprendo buscando en un rincón de mi cerebro que aprendió, por el baloncesto y por otras muchas cosas posiblemente tan importantes al menos, que la vida siempre se abre paso; que lo que se crea de manera espontanea (a veces de forma aleatoria, otras no), suele tener una lógica dentro del aparente caos que es más fuerte que la aparentemente ordenada.

Precioso y trabajado parterrere

Claro que la idea de una pirámide gerarquizada y ordenadita ella tiene mucho sentido, pero olvidamos u obviamos un factor muy importante: el Individuo. Existe por tanto una fuerza superior al control.

En Gipuzkoa, no hace mucho tiempo, se creo Kirolgi (primero fue Prodegi, pero estaba mal visto dar dinero a equipos profesionales solo por el mero hecho de serlo y entonces lo justificaron con “formación”). Se destinó dinero a su proyecto de formación y ese dinero trajo personas, tapó bocas y ató manos. Y durante escasos años, se trabajó contra natura en un proyecto estructurado que pretendía mejorar el nivel técnico de jugadores, entrenadores y árbitros. También pretendía elevar en nivel técnico de clubes y de la propia Federación. ¿Qué pasó cuando la “cuerda” que ataba todo (entiéndase la metáfora: cuerda=dinero) desapareció? Y es que es lógico. a las personas nos gustan los jardines. Sí, esos de césped cortito y prolijo; sin malas hierbas.
Nos gustan las flores esplendorosas; los árboles de hojas de diferentes formas y colores…nos gusta ser protagonistas de la creación….también, reconozcámoslo. Pero la vegetación no es así. La naturaleza no funciona así. La vida no funciona así. Y sin embargo, un parterrere que se deja al libre albedrío, se transforma en un caos repleto de vida. Caótica, “fea”…tal vez, pero llena de vida.

Esa era mi reflexión. 80 años de baloncesto en Gipuzkoa y estamos como estamos ¿Y estamos mal? Yo creo que no.