Fluidball: El estilo que ha venido para quedarse

Hace tiempo que no escribo sobre baloncesto. Tanto como el tiempo que llevo sin verlo… Esto, que sin duda es muy malo, feo y caca para mi, puede ser una ventaja en cuanto a que, tras varios años, mi perspectiva sobre el cambio producido es mayor. Al menos eso es lo que yo quiero pensar: como ha pasado tanto tiempo, captaré más evidentemente la evolución en el juego.

Y creo que tengo razón. La tendencia era la de un juego en el que la incidencia del tiro de 3 puntos crecía, pero todavía se apreciaba mucho tener un pívot poderoso (que si tiraba bien de fuera bien, pero sobre todo que pusiera buenos bloqueos, asegurase muchos rebotes e intimidación y aprovechase los espacios de sus otros cuatro compañeros abiertos). Se aprovechaba ese “desequilibrio a base bloqueos directos frontales, de donde salían 3 posibilidades:

  • El bloqueado tira porque la defensa del bloqueo cierra la penetración y la continuación del bloqueador
  • El bloqueador continua o se abre en función de dónde se lleve la atención el bloqueado
  • Se produce un 2c1 y se busca un tirador abierto en las equinas

Básicamente, y generalizando, ese era el concepto: Generar el desequilibrio entre 2 muy distintos (uno muy pequeño y, por consiguiente, el otro muy grande).

Este estilo se mostraba imparable, porque era francamente muy difícil de defender. Cada vez se jugaba y se juega más rápido. Las pequeñas ventajas adquiridas se explotan en décimas de segundo. Acción-reacción. ¡Ya! Simplificar el problema y encontrar soluciones rápidas. Se reducía el juego a un 2c2, después a un 3c3 ¿pero y los otros 2 compañeros?

Aquí llegaron los Golden State Warriors. Temporada 2014/15 y todo aquello que era una tendencia que cada uno adaptaba a su manera, lo ordenaron y encontraron la solución al problema del “desequilibrio” que se generaba con los bloqueos directos: versatilidad, cambios constantes, rápidas rotaciones y agresiva defensa del balón. Y de esa solución defensiva, surgió su complementaria ofensiva. Si se necesitaban jugadores muy móviles y versátiles los cuales, prácticamente todos, podían defender a todos (siempre con la ayuda de un compañero); si no se permitía un tiro sin ser punteado; se cargaba el rebote defensivo con más ahínco que el ofensivo…¡Ya no hacía falta ese 5 grande y poderoso…pero menos versátil! Luego en ataque, ya no hacían falta tantos bloqueos directos.
Pasaron a jugar buscando el desequilibrio en el 1c1 a pista abierta o en media cancha, para después, circular el balón endiabladamente rápido hasta encontrar un compañero sólo tras el arco de 3 puntos, o bien una puerta atrás buscando la espalda al defensor que llega tarde.

En 2015 nació el Pace&Space, el Smallball, o el Warriorball… y, por lo que he visto en 2018, ha venido para quedarse. Este fin de semana he podido ver varios partidos de las semifinales de conferencia y los 8 equipos buscan ese estilo.

Puede verse en las estadísticas que los porcentajes de acierto suben, las posesiones suben, sube la cantidad de lanzamientos de 3 puntos y su acierto, mientras bajan en tiros libres (pero no su acierto) y todo esto es por este cambio de paradigma. Todos los finalistas de conferencia (Warriors y Celtics más, Rockets y Cavaliers menos) despliegan este juego intenso y generoso en defensa y trepidante en ataque donde el balón fluye…y ese es para mi el nombre de este nuevo estilo de juego: Fluidball(*)

____________________
(*) “Fluidball es un término inventado por Mikel Pedrosa Domínguez

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar